jueves, 13 de julio de 2017

Craig cerca de su quinto papel como Bond

La combinación de Daniel Craig como el agente 007 y Adele como la voz del tema estrella de la película de James Bond ha probado ser un filón económico: Skyfall,el filme que reunió a ambos, recaudó más de 1.100 millones de dólares. Su sucesora, Spectre, en la que Craig repitió como Bond pero la canción la interpretó Sam Smith, cayó por debajo de los mil millones. A pesar de mantener la rentabilidad, no es de extrañar que los productores quieran asegurarse de nuevo el concurso de Craig y Adele.


La prensa británica da por hecho que Daniel Craig, pese a sus repetidas negativas, volverá a interpretar al espía británico por quinta vez. Al parecer, desde el entorno de la productora Barbara Broccoli se justifica la decisión con el hecho de que ninguna de las alternativas a Craig llegaron a convencer. Por un lado se pierde la oportunidad de renovar a un personaje que se ha ido adaptando con los tiempos, pero por otro se da continuidad a una fórmula que se ha revelado como todo un éxito. Un contrato millonario y la aquiescencia de la mujer de Craig, la también intérprete Rachel Weisz, para que le dedicase un año de filmación lejos de casa, han acabado por inclinar la balanza.

Una vez convencido el actor, los esfuerzos se centran ahora en atraer a Adele para que participe con su voz, aunque en su caso también la lastran las informaciones que apuntan a que se tomará un descanso para cuidarse, aunque visto el caso de Craig, quizá incluso el respiro podría beneficiar al proyecto Bond.
Puestos a pedir, los productores podrían desear el regreso de Sam Mendes en la silla de dirección, pese a su anuncio de abandonar la saga. El nuevo filme será también uno de los señalados en la saga, el número 25 desde que se inició en 1962 con Agente 007 contra el Dr. No. Poco se sabe del argumento: solo que de alguna forma engarzará con el de Casino Royale, quizá una forma de unir el primer y el posible último 007 de Craig.

jueves, 6 de abril de 2017

Nunca me he ido.

-M...
-Bond... necesito que vuelvas.
-Nunca me he ido.

Conversación entre M y 007 al final de Quantum of Solace (2008).


Después de decir que preferiría cortarse las muñecas a volver a hacer una película de Bond, fuentes dicen que Daniel Craig está listo para volver a meterse en el papel de 007 después de que los productores de Bond decidieran que Tom Hiddleston es demasiado presumido y no lo suficientemente duro para el papel.
La misma fuente dijo: Daniel está muy satisfecho con la forma en que se desarrolló  'Otelo' (producida por Barbara Broccoli) y ahora hablan  Daniel y Barbara sobre la nueva de Bond. 
Van a tener un guión, escrito por el dúo Neal Purvis y Robert Wade, y está a punto de unirse a la aventura la dirección, nuevamente, de Sam Mendes.



Naomi Harris, Neil Purvis, Robert Wade, Daniel Craig, Sam Mendes,... volverán para Bond25.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Netflix terminará la película inacabada de Orson Welles.

Netflix adquiere los derechos de la película The Other Side of the Wind  (El otro lado del viento) del estadounidense Orson Welles para restaurarla y terminar la inacabada película. La producción, que ha permanecido inconclusa durante varias décadas, inició sus grabaciones en 1970.

Orson Welles es Le Chiffre en Casino Royale (1967).
Así lo ha dado a conocer la cadena de televisión por Internet a través de un comunicado, en el que ha explicado que la película, que ha permanecido sin acabar durante varias décadas, inició sus grabaciones en 1970, con un guión de Welles y Oja Kodar, y las estrellas John Huston, Peter Bogdanovich, Oja Kodar, Robert Azar, Lilli Palmer, Edmond O'Brien, Cameron Mitchell, Mercedes McCambridge, Susan Strasberg, Norman Foster, Paul Stewart y Dennis Hopper.

En este sentido, Netflix ha apuntado que la película es una producción de Royal Road Entertainment y fue producida originalmente por Welles y Les Films de L'Astrophore. Así, ha revelado que el productor Frank Marshall, quien fue director de Producción en la producción original y ha liderado los «esfuerzos» para terminar la película, se encargará de supervisar la realización del filme, en «estrecha» colaboración con el también productor Filip Ene Rymsza.


Respecto a la trama, la cadena de televisión por Internet ha recordado que es una sátira de Hollywood, y se centra en los últimos días de un legendario director de cine llamado Jake Hannaford (interpretado por John Huston), que lucha por demostrar que continúa siendo un referente del cine. Para el director de Contenido de Netflix, Ted Sarandos, esto es un sueño hecho realidad. Los cinéfilos y amantes del cine de todo el mundo podrán experimentar la magia de Orson Welles, de nuevo o por primera vez.

No puedo creerlo, pero después de 40 años de intentos, estoy muy agradecido por la pasión y la perseverancia de Netflix que nos ha permitido, por fin, por fin entrar en la sala de montaje para terminar la última imagen de Orson, ha confesado el productor Frank Marshall.

sábado, 14 de enero de 2017

Bienvenido Sir Garbo.

 [...] ...él... puede ser la mariposa que con su aleteo cambie el curso de los acontecimientos. Y si las no son suficientes, lo será su estornudo. [...]


 Juan Pujol tuvo un día una ocurrencia. Podía haber sido hacerse malabarista, o montar una tienda de electrodomésticos, pero no. Decidió que estaría bien acabar con un tal Hitler, un tipo endemoniado que traía en jaque a media Europa. Y a eso se puso: primero se lo contó a su mujer, la lucense Araceli González, quien lejos de tomárselo a broma le animó a urdir un plan con tan noble fin. Poco después se convirtió en una especie de agente doble que desempeñó labores de espionaje y contraespionaje durante la Segunda Guerra Mundial, llegando a ser clave su papel en el desembarco de Normandía, , el episodio que liberó a Europa de la ocupación nazi.
Juan y Araceli, que en apariencia eran dos personas absolutamente normales y corrientes, escondían en realidad a una pareja de farsantes y embaucadores que llegaron a engatusar al III Reich. En los prolegómenos del desembarco, los alemanes creían que Juan Pujol estaba en Gran Bretaña enviándoles puntual información, cuando él en realidad vivía en Lisboa e inventaba informes ficticios, fingiendo viajar por toda Gran Bretaña y aportando informes de gastos según los precios que obtenía de una guía de ferrocarriles. La información que enviaba la obtenía a menudo en la biblioteca de Lisboa. Llegó incluso a recibir grandes cantidades de dinero para mantener a su red de agentes absolutamente ficticia (llegó a simular tener 22 agentes infiltrados en nómina). Y lo más increíble de todo es que tuvo la habilidad necesaria para que los alemanes nunca dudasen de él, lo que sería a la postre el final de Hitler.



La historia, tan real como increíble, es la que ha utilizado José de Cora para su última novela, El estornudo de la mariposa dela mano de la editorial Edhasa. El propio autor ya había dirigido hace unos años el documental Hitler, Garbo….y Araceli, que fue emitido por la Televisión de Galicia.
 La gallega Araceli González, la esposa de Juan Pujol García «Garbo», casi levantó su tapadera, al no poder aguantar su vida en Inglaterra, según revelan unos documentos oficiales desclasificados en el Reino Unido. «Garbo» era una de las pepitas del MI5, los servicios de inteligencia británicos. Era «el más importante agente doble de la Segunda Guerra Mundial, y puede ser que de todo el siglo XX», según el historiador británico Christopher Andrew. Fue tan eficaz que el régimen nazi le condecoró con la Cruz de Hierro. Gracias a su campaña de desinformación, logró engañar a Hitler sobre el lugar y la fecha elegidos para el desembarco de Normandía del 6 de junio de 1944. Transmitió a los nazis informaciones que aseguraban que la de Normandía era «una operación de distracción a gran escala» y el que el día J se desarrollaría en Pas de Calais (al norte de Francia), según escribe Tomas Harris, el agente británico encargado de su supervisión, en una nota del 13 de junio de 1944 que figura entre los documentos escritos por el MI5 y hechos públicos por los Archivos Nacionales de Kew.

El catalán, motivado por un rechazo al comunismo y al fascismo nacido durante la Guerra Civil (1936-39), comenzó engañando a los alemanes con falsas informaciones sobre el Reino Unido que proporcionaba desde Lisboa. Para dotar de credibilidad a sus mensajes, Juan Pujol se servía de «una Guía azul (una guía turística), un mapa de Inglaterra, horarios de trenes», explica una nota del MI5 del 12 de julio de 1943.
«Tenía un estilo simple y animado, un gran ingenio y un celo nacido de la pasión y del idealismo por su trabajo», añade el documento.
Reclutado por los británicos en 1942, Garbo se desplazó clandestinamente con su familia a Londres en 1942 con un supuesto empleo como traductor de la cadena pública BBC. La pareja residía en la población de Harrow, cercana a Londres, desde donde él continuaba gestionando para los nazis una supuesta red de subagentes, que en realidad eran ficticios, mientras trabajaba para el MI5.
Por seguridad, su esposa Araceli y sus dos hijos vivían prácticamente encerrados en casa y controlados, lo que acabó hartando a Araceli, que el 21 de junio de 1943 amenazó con ir a la embajada española y contarlo todo si no le dejaban volver a España junto con sus hijos.
«No quiero vivir ni cinco minutos más con mi esposo», espetó la joven al oficial británico a cargo de «Garbo», Tomas Harris, según los informes.
«Aunque me maten, me voy a la embajada», añadió.
Para evitar una crisis, el agente Harris engañó a Araceli, diciéndole que su esposo había sido despedido por su actitud insensata.
Pujol fue aún más lejos, pues, para erradicar cualquier trazo de rebeldía, sugirió montar una trama para hacer creer a su esposa que había sido encarcelado al intentar defenderla -lo que la llevó a protagonizar un aparente intento de suicidio-.
Como parte de este montaje, los agentes del MI5 llevaron a Araceli a ver a su esposo al centro de detención donde supuestamente estaba preso, lo que hizo que ella prometiera portarse bien a cambio de que le dejaran en libertad.
Harris alaba en el documento «el extraordinario ingenio» de Pujol al urdir una farsa «que permitió salvar una situación que, de otra manera, hubiera sido intolerable».
En otro documento difundido, se revela que en 1945 Harris valoró infiltrar al espía español en los servicios secretos rusos, para que les sirviera de fuente en el Gobierno de Joseph Stalin de cara a la inminente Guerra Fría. Al final no se llevó a cabo yPujol simuló su muerte en Angola pensando que supervivientes nazis dieran con su paradero y recomenzó una nueva vida en Venezuela.
 
 
Garbo fue la única persona condecorada por los dos bandos en la Segunda Guerra Mundial.