martes, 7 de mayo de 2013

Sirenas japonesas: Antiguas cazadores de perlas.


Estas mujeres son lo último de su especie. Con sus trajes florales, llenan sus pulmones de aire y se sumergen durante largos períodos de tiempo en las profundidades del océano Pacífico, con nada más que una máscara y aletas. Se les conoce como Ama y viven de la caza del abulón, un caracol de mar que produce perlas.


Las mujeres han estado haciendo este trabajo durante casi dos mil años en Japón, se cree que son más adecuadas para la tarea debido a que pueden contener la respiración más que los hombres. La más joven tiene cuarenta y cinco años  y  bucean hasta bien entrados en los 90. Pero sus hijas y la generación más joven de mujeres de sus comunidades no están interesadas ​​en aprender de sus mayores. Esta profesión inusual está casi extinta.


La pesca submarina, a menudo llegan hasta los 30 metros de profundidad, es un trabajo peligroso y las buceadoras se pueden encontrar a menudo con tiburones durante su descenso. Las Amas serán normalmente bajo el agua durante 2 minutos seguidos y toman aire en apenas unos segundos. Lo hacen hasta 60 veces en una sesión de buceo. El agua está, muy a menudo, a temperaturas muy bajas.
El Ama no gana tanto dinero como lo hizo hace 40 años, otra razón por la que el trabajo no es atractivo para las mujeres japonesas jóvenes. Sin embargo, se las han arreglado para mantenerse a sí mismas y a sus familias por completo, mientras que sus maridos, a menudo pescadores, están ausentes la mayor parte del año.


En la película de 1964 Sólo se vive dos veces, arroja algo de luz sobre este fenómeno cuando se incluyó a una Bondgirl que era una Ama (literalmente significa "mujer del mar") y una espía entrenada por "Tigre" Tanaka. Kizzy Susuki es la única chica Bond que tiene un hijo de James Bond (James Susuki) en la novela honónima de Ian Fleming. Se vuelve a mencionar en la secuela, escrita en 1996 por Raymond Benson, Blast from the past.



El antiguo arte de la Ama pronto dará su último respiro y este grupo de mujeres estupendas será otra leyenda local.
Publicar un comentario en la entrada