martes, 17 de julio de 2012

Brigitte Montfort.



Lou Carrigan comenzó a escribir las aventuras de Brigitte "Baby" Montfort en 1965 hasta 1992 después de la friolera cantidad de 500 números para la colección ZZ7. Se han reeditado en numerosos formatos y ,aquí en España, se han salido a la luz parcialmente por las editoriales Rollán, Bruguera y Petronio. Esta colección de novelas estuvo muy cerca de convertirse en una serie de telefilmes para Estados Unidos.
Estas novelas de aventuras de espionaje, con malvados villanos con diabólicos planes, glamour, bellas mujeres y paisajes exóticos podemos agruparlas en ese fenómeno mundial que surgió cuando las novelas de Ian Fleming dieron el gran salto al cine, sobretodo cuando se estrenó en 1964 Golfinger y que revolucionaron el mundo literario,televisivo y cinematográfico.
Las aventuras son estrictamente de espionaje en serio, hecha la necesaria aclaración de que por increíble que resulte la acción y el desenlace de la aventura, es argumentalmente inevitable que la protagonista, claro está, salga siempre como fantástica vencedora de terribles peligros exóticos y emocionantes. Con mucha frecuencia he utilizado acontecimientos de la realidad mundial para tramar los argumentos, por lo que la serie va reflejando sucesos de la política, las guerras, el espionaje, el terrorismo, etcétera, es decir, desde 1965 va reflejando y comentando la historia global de nuestros días.
Baby, claro está, es un personaje de gran ficción, maravilloso y por supuesto desorbitado, como tantos y tantos héroes que se dedican a "desfacer entuertos". Es un símbolo, un personaje de novela de aventuras absolutamente fruto de la imaginación. Es imposible que pueda existir, ni ahora ni en el futuro, un ser humano de sus cualidades físicas, y, sobre todo, mentales, morales y espirituales…, lo cual soy el primero en lamentar.

 Lou Carrigan.


Brigitte "Baby" Montfort, agente N.Y. 7117
Periodista, ganadora de un premio Pulitzer y jefa de la sección internacional del Morning News, vive en un apartamento de la 5th Avenida e integrada en la jet Set está rodeada de lujo y glamour. Pero Brigitte es también una espía que trabaja para la C.I.A., con el nombre clave de Baby: experta en artes marciales, en el uso de diferentes armas y vehículos, conocedora de varios idiomas y  provista de un fantástico maletín que contiene fabulosos y extraordinarios trucos y disfraces. Recibe órdenes Charles Alan Pitzer, jefe del Sector New York del espionaje y contraespionaje norteamericano y de Mr. Cavanagh, jefe absoluto del Grupo Mundial de Acción de la C.I.A. Todos los espías del mundo han oído hablar de la agente Baby, pero sólo unas pocas personas conocen su identidad privada.
Brigitte va a trabar amistad, a lo largo de su agitadísima vida de espía con personajes tales como el viejo maestro de artes marciales, Takeo Inomura; el espía británico John Pearson, alias "Fantasma"; "Monsieur Nez", uno de los más importantes jefes del espionaje y contraespionaje francés; "Alexandria", el más fabuloso espía alemán de todos los tiempos; Nathan, presidente y jefe de los servicios secretos del pequeño país caribeño San Nataniel; Sandor III, rey de Ausvania; el Primer Ministro de Cayo Granada… Pero, sobre todo, Número Uno, el gran agente especial de la C.I.A. que tras ser traicionado trabaja por su cuenta y vive solo en su hermosa mansión llamada Villa Tartaruga, en la isla de Malta. Brigitte amará a Número Uno y vivirá con él emocionantes aventuras.


Hemos hecho esta reseña para homenajear a Lou Carrigan seudónimo del escritor barcelonés Antonio Vera Ramírez que su "alter ego" acaba de cumplir sus bodas de oro literarias con más de 1100 obras que conforman el legado de este grande de la novela de quioscos de España y América Latina. 
En este caso concreto, las aventuras de Baby nos puden sonar a muchos personajes que vinieron antes o después: James Bond, Modesty Blaise, Alias, Malko Linge,...y muchísimos más. El bien triunfando siempre contra el mal aunque esté adornado con sexo y violencia. Al final lo importante es, y por encima con los tiempos que corren, pasarselo en grande.


Publicar un comentario