sábado, 13 de enero de 2018

El espía caza asesinos.


La cadena estadounidense CBS estrenará el 11 de marzo la serie Instinct basada en las novelas Murder Games de James Patterson.

 La serie está protagonizada por el escritor y profesor universitario Dr. Dylan Reinhart, un ex espía de la CIA que vuelve al trabajo cuando una copia de su primer libro aparece en la escena de un crimen seguido de varios homicidios más y posibles pistas que parecen apuntar a un asesino en serie. La tenaz detective del NYPD Lizzie Needham recurre a él para que le ayude a atraparlo. El personaje es interpretado por Alan Cumming (Goldeneye)

Alan Cummings fue Boris Grishenko en Goldeneye.
Bojana Novakovic coprotagoniza Instinct como Lizzie Needham, la detective de la policía de Nueva York que recluta a Reinhart para resolver los asesinatos. El actor de Naveen Andrews y Whoopi Goldberg completan el reparto.

martes, 9 de enero de 2018

Este invierno se pone de moda el gris.


Han pasado 57 años desde que el agente George Smiley, oficial de The Circus, saliera de las páginas de su primera novela (Llamada para un muerto) para mostrarnos la época más dura y gris de la Guerra Fría. Hoy regresa del pasado para ajustarle las cuentas al presente. John Le Carré y (en España) de mano de Planeta se publica El legado de los espías.



Peter Guillam, leal colega y discípulo de George Smiley en los servicios secretos británicos –conocidos como The Circus–, disfruta de su jubilación en la finca familiar de la costa meridional de Bretaña, cuando una carta de su antigua organización lo insta a regresar a Londres.
¿El motivo? Su pasado en la Guerra Fría lo reclama. Unas operaciones de inteligencia que habían sido el orgullo del Londres secreto y habían implicado a personajes como Alec Leamas, Jim Prideaux, George Smiley o el propio Peter Guillam están a punto de ser investigadas con criterios perturbadores, por una generación sin memoria de la Guerra Fría ni paciencia para atender a sus justificaciones.

viernes, 15 de diciembre de 2017

Sexpionaje.


El 7 de junio de 1963 La Voz de Galicia informó de la dimisión del ministro de la Guerra británico, John Profumo, el momento crucial de un escándalo que acabaría por conocerse con su apellido. Interpelado por el Parlamento, Profumo negó haber tenido una aventura con la joven modelo Christine Keeler, pero enseguida se demostró que mentía. Peor aún, Keeler mantenía relaciones con otros hombres, entre ellos Yevgeny Ivanov, agregado naval en la embajada soviética en Londres y sospechoso de espionaje. En plena guerra fría, que el ministro responsable de la defensa británica compartiese amante con un agente ruso, y que además mintiese sobre ello, era inadmisible. Profumo dimitió y Keeler fue condenada a cárcel por cargos de conspiración. Hasta su muerte el pasado día 4 de diciembrea los 75 años, ella era la última superviviente del escándalo.


El emigrante betanceiro José Luis Couceiro Vicos conoció personalmente a los principales implicados en la crisis.En 1959 había llegado al Reino Unido para trabajar en Hundridge Manor al servicio de lord Ednam, a tan solo cuatro millas de la mansión de su cuñado, lord Astor. Fue en esta última donde en 1961 Profumo conoció a Keeler gracias a la intermediación de un osteópata, Stephen Ward, cuyo ansia por ascender socialmente le hizo bisagra entre los mundos de alta alcurnia de los lores y la clase obrera donde reclutaba a chicas jóvenes para sus fiestas.



Couceiro la vio cuatro veces en Hundridge Manor. Parecía una escultura, recuerda. Tenía un porte, una elegancia, fuera de lo común.
En Hundridge Manor, José Luis Couceiro también conoció a Ward que trataba a Astor de reumatismo y el noble le había cedido un cottage en su finca, donde se había instalado Keeler: Profumo la vio nadando en la piscina y ahí empezó su relación.
Couceiro también atendió al cuarto implicado, Ivanov, quien acudió a cenar en Hundridge Manor con su uniforme de gala de la marina soviética. Así lo recuerda el emigrante, al igual que los larguísimos cigarrillos con filtro de tabaco cosechado en los Balcanes que el ruso repartió entre los asistentes.


Como tampoco se olvida del revuelo que se formó cuando se destapó la crisis y el asedio mediático a sus protagonistas. Ward, juzgado por proxenetismo, falleció durante las vistas por una sobredosis de somníferos, alimentando todo tipo de teorías conspirativas. Ivanov murió en 1994 y Profumo en el 2006 tras haberse retirado de la vida pública para centrarse en obras benéficas. Keeler, por su parte, arrastró toda su vida las sombras del escándalo. Le fue difícil mantener un trabajo y una estabilidad económica. Couceiro lo tiene claro: Fue una víctima del establishment británico, que no le perdonó una crisis que case derrumba a todo un gobierno.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Gorrión Rojo (2018)

Mientras en Marvel no se deciden a hacer la película de la Viuda Negra, 20th Century Fox se les ha adelantado con el film de Gorrión rojo (Red Sparrow), un thriller de espionaje y acción protagonizado por Jennifer Lawrence.


La actriz Jennifer Lawrence vuelve a trabajar con el director de Los Juegos del Hambre, Francis Lawrence, en la película de espías que adapta la novela del mismo nombre escrita por Jason Matthews.

El filme que relata la historia de Dominika Egorova  (Jennifer Lawrence), una joven y bella mujer rusa que es reclutada por los servicios secretos de su país tras la muerte de su padre. La joven aprenderá a ser una espía y pondrá a prueba todos sus conocimientos con Nate Nash (Joel Edgerton), un agente de la CIA novato e instalado en Rusia.


Esta película será la primera adaptación de la trilogía escrita por Jason Matthews con Dominika Egorova como protagonista. La segunda entrega, Palacio de Traición llegó a las librerías en 2016 y la tercera, titulada El Candidato del Kremlin, lo hará a principios de 2018. Y para "variar" hemos buscado información y no lo hay editado en castellano de momento. Esperaremos a ver si tiene éxito y alguna editorial de anima...


miércoles, 1 de noviembre de 2017

Cineuropa (2017) Mother Night.


El libro Madre noche (título sacado de un monólogo de Mefistófeles en el Fausto de Goethe), es una de las obras clave de Kurt Vonnegut. El libro nos cuenta la historia de Howard W. Campbell, Jr. un hombre que hizo ver que era un nazi durante la II Guerra Mundial cuando en realidad no lo era. Era un espía estadounidense. Mientras está esperando para ser juzgado en Israel por crímenes contra la humanidad nos va contando su historia.
Este hecho sirve para que el autor nos presente esta “esquizofrenia” del espía y del agente doble ¿Quien soy realmente? ¿Quien engañaba a quien? ¿Quienes salían beneficiados... unos, otros, todos o ninguno?  El espía Howard W. Campbell, Jr. se dedicó durante años a intoxicar las ondas de la Alemania nazi con proclamas a favor de la raza aria, la limpieza étnica, el exterminio de los judíos... se puso tanto en su papel, lo interpretó tan bien a través de sus discursos radiofónicos que, quizás, acabó convirtiéndose en uno de ellos.
 La obra es un alegato de culpabilidad del protagonista, una auténtica confesión. Campbell hace un viaje a su pasado en busca de la verdad, retorna a sus orígenes para afrontar sus actos y hacerse responsable de ellos. Lo que no hizo un país entero. Él era consciente de lo que hacía y ahora se va a hacer responsable. No quiere justificarse diciendo que obedecía órdenes. Los nazis de verdad que conoció no tenían mala conciencia por lo que habían hecho. Como dijo Hitler, la conciencia era un invento de los judíos y, por lo tanto, los nazis no tenían. Pero él no era un nazi de verdad y tiene mala conciencia por lo que ha hecho, a pesar de los motivos honestos por los que lo ha hecho.


Este año (2017) Cineuropa programa la adaptación cinematográfica de 1996 de Keith Gordon. Interpretada por Nick Nolte, Sheryl Lee, Alan Arkin, John Goodman, Norman Rodway, Kirsten Dunst, David Strathairn, Kurt Vonnegut.


Mother Night es un alegato contra la guerra y un canto a favor del amor, es antinacionalista y antipatriótica, como sólo lo puede saber alguien que ha oído las bombas devastar hasta los cimientos de ciudades desarmadas.
¿Cuántos locutores de radio, de televisión, periodistas y políticos hacen como Howard W. Campbell, Jr. y dicen cosas que no piensan, que saben que son falsedades? Todos ellos deberían leer este libro y ver la película para ver las consecuencias que pueden tener sus actos. A pesar de que ninguno de ellos es en el fondo tan honesto como el protagonista del film. Porque a diferencia de otros, Campbell es plenamente consciente de sus actos, los hace de manera deliberada. Y asume sus consecuencias. Se hace responsable.

miércoles, 18 de octubre de 2017

Triciclo, espía y contraespía.


Dusko Popov, nombre código "Triciclo", nombre código "Iván", inspirador para Ian Fleming del personaje de James Bond, nos relata al fin sus años de doble agente durante la Segunda Guerra Mundial.
Entre las revelaciones que hizo Popov se cuentan: la proyectada y finalmente no llevada a cabo invasión aleman de Grean Bretaña en 1940; el plan japonés de ataque a Pearl Harbpr; el descubrimiento del sistema secreto nazi del "micropunto"; el desenmascaramiento del famoso espía alemán "Cicerón",...
La historia de Dusko Popv, clasificada como secreta por el Acta Secreta Oficial británica no pudo ser conocida, ni siquiera en sus detalles mínimos, hasta diciembre de 1971. Posteriormente, sería el mismo Popov quien relataría sus propias experiencias con este libro que, según Grahan Greene, merece convertirse en un clásico del espionaje.


Ewen Montagu, que fue uno de los artífices de la Operción Carne Picada en el sur de España junto a Ian Fleming, escribe el prefacio de esta obra de espías reales.



domingo, 15 de octubre de 2017

Hace cien años fusilaban a Mata Hari.

Mata Hari pasó a la historia como exótica bailarina, seductora "femme fatale", refinada cortesana y espía por necesidad o por error. Fue fusilada en el Bosque de Vincennes de París un 15 de octubre de 1917, hace un siglo, sin dejar que le vendaran los ojos y tras lanzarles un beso a los soldados franceses, convirtiéndose en un mito que la literatura y el cine lo hicieron eterno.
Hans Groeneweg, conservador del Fries Museum de Leeuwarden, Holanda, Mata Hari aún hoy es un mito y un misterio. Por eso, el museo inaugurará, con motivo del centenario de su muerte, una gran exposición sobre la figura de esta mujer que nació en esta pequeña ciudad en 1876.
Fusilada por espionaje en las afueras de París, pagó con su vida una acusación sobre la que todavía persisten dudas y que acrecentó la fascinación por esa mujer menuda, objeto de deseo como bailarina erótica.


Margaretha Geertruida Zelle era hija de de un adinerado sombrerero, pero cuando solo tenía 14 años su madre murió y su padre quedó arruinado.
Gretha se casó con 18 años con el oficial del Ejército Colonial holandés Rudolph MacLeod, de poco más de 20 años, a quien conoció a través de un anuncio publicado por unos amigos del oficial solicitando esposa. Juntos tuvieron dos hijos y se mudaron a la actual Indonesia
La vida en la isla de Java resultó ser para Gretha todo lo contrario a lo que soñaba, pues ansiaba conocer el mundo. Sin embargo, allí entró en contacto con la cultura asiática y aprendió bailes exóticos, con lo que quedó fascinada.
El matrimonio no era feliz: MacLeod le era infiel y cuando más tarde murió su hijo con solo 2 años, la pareja se separó.

Margaretha volvió a Holanda, pero se enfrentó a una gran incertidumbre. No tenía dinero, su marido se había quedado con su hija y no le pagaba ninguna pensión.
Decidió ir a París, pero como mujer separada y sin dinero tuvo dificultades para mantenerse "decente", según escribió la propia Margaretha. Trabajó como profesora de alemán, sirvienta, modelo de fotos y de desnudos para pintores, pero no conseguía salir adelante.
De modo que decidió inventarse un pasado misterioso y exótico, como princesa de Java y bailarina de un templo. Con su belleza y su pelo oscuro, la historia comenzó a crecer y así pasó de ser una mujer de provincias a convertirse en Mata Hari.


Ad: 0e44693
La mujer dio el salto a la fama el 13 de marzo de 1905, cuando actuó con un disfraz exótico, música extranjera, luz suave y un baile erótico en el museo parisino de arte asiático del empresario Emile Guimet. Sus espectáculos acababan con la mujer prácticamente desnuda y para 1910 era ya la mejor pagada de Europa. El Olympia o el Teatro de los Campos Elíseos fueron algunos de los escenarios que pisó, en un momento en el que el boca a oreja hablaba ya también del frenesí bajo sus sábanas.
El mundo se rendía a sus pies, sobre todo los hombres. Mata Hari se dejaba cortejar y permitía que los hombres con poder, dinero y de uniforme financiaran su lujosa vida.
Disfrutó de ello durante más de una década, pero la Primera Guerra Mundial interrumpió su carrera. Además, para entonces ya tenía cerca de 40 años, por lo que no sabía cuánto tiempo más podría seguir siendo deseable.
En 1916 le llegó una oportuna oferta de un diplomático alemán en La Haya. Mata Hari aceptó espiar para Alemania por un anticipo de 20.000 francos y así se convirtió en Agente H21.
Era totalmente ingenua y solo quería el dinero. Gracias a sus buenos contactos con oficiales rusos, alemanes y franceses podría haber sido la espía ideal. Sin embargo, nunca consiguió hacerse con grandes secretos. Este año se publicaron las últimas actas procesales francesas y estas no revelaron ningún dato nuevo.


Bajo el seudónimo de agente H21, entró en un túnel del que ya no conseguiría salir. Para entonces estaba enamorada de Masloff, un soldado ruso que había resultado herido y estaba siendo tratado en París, y los franceses aprovecharon esa relación para ponerla bajo su servicio y hacerle cambiar de bando. Los servicios de contraespionaje franceses interceptaron un telegrama en el que el oficial hablaba explícitamente de las informaciones facilitadas por la agente H21, y Francia interpretó rápido que hablaba de ella.
Mata Hari, que nunca destacó por sus dotes para el espionaje, fue según algunas de sus biografías víctima de una maquinación, y las autoridades francesas no la creyeron cuando juró que siempre había servido los intereses del país.
Arrestada en febrero de 1917, su juicio duró apenas dos días, y su fusilamiento se produjo ocho meses después.


Hoy en día todos los historiadores están de acuerdo en que Mata Hari fue un oportuno chivo expiatorio para Francia por las grandes pérdidas que sufrió el país en la guerra. Era muy fácil culpar del decaimiento moral de las tropas a una tentadora espía.

In Memorian
Margaretha Geertruida Zelle
1876 - 1917